ESTUDIO DE LA MIGRACIÓN

ESTUDIOS DE LA MIGRACIÓN
Las aves son quizás el grupo biológico mejor conocido y más apreciado de la biodiversidad en el mundo. Agoreras del clima, heraldos de las estaciones, símbolos de fuerza y de fertilidad, de belleza y de riqueza, las aves forman parte integral del devenir cultural de la humanidad.
Pero ¿cómo saben las aves cuándo deben migrar?
Ocurre que hacia finales de otoño los días se vuelven más cortos y las temperaturas comienzan a descender. Estos cambios en el ambiente son captados por complejos mecanismos fisiológicos de las aves, de manera que modifican su conducta y se preparan para ahorrar energía en forma de grasa corporal, semanas antes del momento de partir.
¿Cómo se orientan para seguir las mismas rutas de migración?

Los estudios han demostrado que las aves tienen diferentes formas de orientarse durante la migración. Las palomas por ejemplo, tienen estructuras especiales en el cerebro que actúan como mico-imanes, lo que les permite percibir variaciones en el campo magnético de la Tierra, de manera que saben hacia donde está el norte y el sur.
Algunas especies que migran durante el día SE ORIENTAN CON LA POSICIÓN DEL SOL EN EL HORIZONTE y otras, las que VIAJAN DE NOCHE- pues se cree que así gastan menor energía y se deshidratan menos-, se orientan como los antiguos marinos, siguiendo la posición de las estrellas.
Pero las AVES MIGRATORIAS también son capaces de reconocer y seguir desde el aire señales o características del terreno, es decir: pueden guiarse siguiendo el curso de los ríos, los márgenes de las costas u otros rasgos orográficos en su ruta migratoria.
LA MIGRACIÓN COMO FENÓMENO NATURAL ES AFECTADA POR FACTORES BIOLÓGICOS (referente a los seres vivos) y abióticos. Las variaciones en el clima, la conducta o la experiencia de cada individuo pueden alterar los patrones de migración de una temporada a otra, por ello, aunque es difícil establecer a ciencia la ruta exacta que seguirá una ave o una población en su migración, todas las especies siguen patrones generales o rutas migratorias.
De manera general en Norteamérica se reconocen cuatro rutas principales:
• Ruta del Pacífico.
• Ruta del Centro.
• Ruta del Mississippi.
• Ruta del Atlántico.
EN MÉXICO ALGUNAS DE ESTAS RUTAS SE UNEN PARA FORMAR TRES E INCLUSO SE CRUZAN POR EJEMPLO EN EL ISTMO DE TEHUANTEPEC. Por su parte, la ruta del Pacífico reúne a las aves que se reproducen en el occidente de Norteamérica, migran por toda la costa oeste de Canadá y Estados Unidos y siguen su camino por toda la costa este de Canadá y Estados Unidos.
LA RUTA CENTRAL, que congrega aves de las grandes praderas norteamericanas, PASA POR MÉXICO A TRAVÉS DE LA SIERRA MADRE ORIENTAL, Y OCCIDENTAL Y POR EL ALTIPLANO CENTRAL.
Las aves que migran por la gran cuenca del Río Mississippi provienen de las costas orientales de Canadá y Estados Unidos se unen en el Golfo de México y el Caribe con la ruta Atlántica en dirección a Centro y Sudamérica.
La mayoría de las especies de aves, acuáticas y playeras viajan de noche, cuando las condiciones son más favorables, no hace calor y hay menos depredadores. Por su parte las especies planeadoras como el zopilote aura (Cathartes aura) así como muchas rapaces y aves de alas anchas, viajan de día porque dependen de corrientes ascendentes de aire calentadas por el sol. Las golondrinas y los vencejos también migratorios diurnos ya que se alimentan de insectos al vuelo que sólo están activos durante el día.
Las aves, al igual que los aviones, buscan y aprovechan las corrientes de viento para desplazarse con mayor eficiencia y ahorrar energía. Por supuesto las condiciones de viento son muy variables de acuerdo con la hora del día, la estación del año y el tipo de terreno, pero en general, ya que a mayor altura las corrientes son más fuertes, LAS AVES TIENDEN A VOLAR MÁS ALTO CUANDO TIENEN VIENTO DE COLA Y MÁS BAJO CUANDO SE TOPAN CON CORRIENTES DE FRENTE.
Los vuelos sobre el agua sin parar, alcanzan algunas de las mayores alturas como en el caso del chorlo dominiciano (Pluvialis dominica) y el chipegorrienero (Dendroica striata) que vuela hasta a 3, 600 metros de altura en su ruta entre la costa sur de Canadá y sus sitios de internación en Sudamérica.
EN GENERAL LAS AVES CANORAS MIGRAN A ALTITUDES QUE VAN DE LOS 150 A LOS 2,000 METROS (PERO EL 75% DE LAS ESPECIES SE MUEVE ENTRE LOS 150 Y LOS 600 METROS), LAS AVES PLAYERAS DE 300 A 4, 000 METROS, LAS ACUÁTICAS ENTRE 60 Y 1, 200, Y LAS RAPACES ENTRE 200 Y 1200 METROS.
EL RÉCORD MUNDIAL PERTENECE UNA ESPECIE DE BUITRE (Gyps rueppellin) que ha sido visto volando a más de 11 kilómetros de altura.
VELOCIDAD
La mayoría de las especies migratorias vuelan a velocidades que van de los 25 a los 70 km por hora y aunque siempre dependerá de la velocidad y dirección del viento, en general LAS AVES GRANDES ALCANZAN MAYORES VELOCIDADES QUE LAS PEQUEÑAS.
TIEMPO
Un viaje de ida puede durar desde unas cuantas semanas hasta unos cuatro meses. Para completar la migración las aves realizan una serie de vuelos que duran desde unas horas hasta unos días, entre un vuelo y otro, necesitan realizar escalas para descansar y reabastecer, lo que puede tomarse desde un día hasta algunas semanas.
Como ejemplos de las distancias diarias recorridas en la migración podemos mencionar el chipe flamante (Setophaga ruticilla) que PUEDE RECORRER ENTRE 30 Y 160 km por día; la cerceta ala azul (Anas discors) que cubre 160 km; y el aguililla de ala ancha (Buteo platypterus) de 100 a 500 km. Un caso extremo es el del chipe gorrinegro que ES CAPAZ DE RECORRER 3,200 km SIN ESCALAS EN 72 HORAS, LO QUE EQUIVALE A VIAJAR ¡¡1,000 km diarios sin descanzo!!
Distancia
Las distancias que recorren las aves en la migración son muy variables entre las especies y entre los individuos. Las migraciones cortas pueden ser de unos cuantos cientos de kilómetros como la del vireo de gorra negra (Vireo atricapilla) que se reproduce en Texas y pasa el invierno en la costa del Pacífico de México.
En contraste, algunas de las migraciones más largas pueden cubrir asombrosas distancias, por ejemplo, algunas aves playeras como el playero canuto (Calidris canutus) que anida en la tundra canadiense, pasa el invierno en la Tierra del Fuego en Sudamérica, para lo cual debe recorrer alrededor de 16,000 km solamente en el viaje de ida. Pero el RÉCORD MUNDIAL DE DISTANCIA EN LA MIGRACIÓN SE MUEVE DEL POLO NORTE AL POLO SUR; LO QUE SIGNIFICA UNA TRAVESÍA DE UN POCO MÁS DE ¡¡35,000 KILÓMETROS!! (Fuente: Las aves migratorias: a prueba de muros. Humberto Berlanga, Vicente Rodríguez. Iniciativa para la conservación de las aves de América del Norte, CONABIO).

Anotado por lauraelviauribelara lauraelviauribelara, diciembre 04, jueves 13:45

Comentarios

Thumb

Hola. ¿Existe literatura donde se incluya a México en las rutas migratorias mencionadas? Porque en los artículos y recursos de Estados Unidos, solamente incluyen a su país y a Canadá, no a México. Muchas gracias.

Anotado por liliwild hace 4 meses (Advertencia)

Añade un comentario

Entra o Regístrate para añadir comentarios